Entrega de Oratorios en San Francisco del Monte

Transitando esas montañas pudimos contemplar e impregnarnos de las maravillas  que Dios creó no solo en la naturaleza, sino, en el calor y en el amor de la gente que habita en esos lugares.  Ver la sencillez y la apertura de corazón que tienen es muy motivador.

Leave a Reply