Un pedacito de cielo en la tierra

Teniendo aún fresca en la memoria la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, nos trasladamos a Brasil, cuna de los Heraldos del Evangelio, para admirar junto con ángeles y hombres una especial basílica erigida hace poco por el Santo Padre Benedicto XVI.

A escasos 30 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo, una de las metrópolis más grandes del mundo, se encuentra la Sierra da Cantareira, orgullo de la región por su exuberante riqueza natural.  Hoy en día, esta riqueza natural se conjuga y armoniza con la riqueza de fe, arte y solemnidad de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

Invitamos a nuestro querido lector a peregrinar junto con nosotros por los rincones de esta hermosa iglesia, ofrenda del hombre para honrar a María Santísima y unirnos más a Jesús.

Leave a Reply