Peregrinación a San José el Espino, El Salvador

san_jose_el_espino_020En el marco del mes del rosario, la imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María, visitó la parroquia de San José El Espino, Departamento de Cuscatlán, El Salvador.

La proseción tuvo inicio en el sector la Torre donde recorrió las principales calles de la parroquia. Después de la entrada solemne de la imagen peregrina el párroco, P. John Fredy Caro, coronó la Santísima Virgen como reina de todas las familias de todos los fieles de San José el Espino. En su homilía el párroco insistió en la importancia y necesidad del rezo del santo rosario, como también la propagación del Apostolado del Oratorio. Antes de la bendición finala el P. Caro consagró la parroquia al Inmaculado Corazón de María.

Al finalizar la santa misa, se fue en porcesión con la Augusta Señora, al sector Zacamil, donde se rezó el rosario en el patio de unas de las casas entre cantos y cohetes.

Por la tarde la imagen se dirigió hasta el cantón La Lomas de Guadalupe, en procesión, donde al finalizar tuvo lugar la Eucaristía y después de la prédica del padre John Fredy se coronó nuevamente a la Santísima Virgen como reina de todo este cantón.

Al finalizar, para despedir a Nuestra Señora, se cantó el Ave de Fátima a luz de las candelas.

Cabe aquí un agradecimiento todo especiál al padre  John Fredy Caro por toda la dedicación y entuciasmo en la preparación en el recibimineto a la Santísima Virgen.

This slideshow requires JavaScript.

Cuatro Oratorios en Jiquilisco, Usulután, El Salvador

Salimos hacia Jiquilisco, departamento de Usulutan, diócesis de Santiago de María, a las 5:45am, ya que se acordó con el Párroco de El Tránsito de María, el P. David Torres Portillo, que los oratorios se entregarían en la misa de las 8:00 a.m.

Llegamos a la Parroquia “El Tránsito de María” a las 7:25 a.m.; desde un principio, fuimos recibidos con alegría por los feligreses.

Durante la homilía, el P. David, expresó su alegría y esperanza que nuestra Señora de Fátima llegara a la parroquia, inclusive hizo una reseña de cuando el Papa Juan Pablo II  fue herido en una celebración de un 13 mayo, y la bala fue desviada, para que no le quitara la vida,  suceso extraordinario que se le atribuyó a la protección que le diera nuestra Señora de Fátima. Al final de la misa, el Pbro. David, todavía hizo pasar, al altar, a los cumpleañeros del día e hizo la presentación  a dos bebes de 40 días de nacidos. Posteriormente llamó a las coordinadoras de los oratorios, hizo el envío, bendijo los oratorios y los entregó, solicitándole a la feligresía aplausos para nuestra Señora., después se dirigió a  los Heraldos del Evangelio, felicitándolos para tan noble e importante misión  y  pidió a nuestra Señora y a nuestro Señor Jesucristo que  diera la fuerza y la voluntad para llevar el apostolado a toda la República de El Salvador.